jueves, 6 de marzo de 2014

Plegaria a los altos

Oh, bendita sean tus manos
Oh, bendita sea tu voz
Ven acércate, mi amo
Tómame, sin piedad ni restricción
Ábreme cual flor
Penetra mis latidos de ardor
Profana mi cuerpo a tu placer
Corrompe mi alma hasta el alba
Saciate hasta lo imposible, como si no hubiese mañana
Ven acércate, mi amo
Úsame, devórame, lléname y quédate

Oh, bendita sean tus palabras
Oh, bendito sea tu fuego
Oh, amo, cuanto te deseo
Ven y enséñame cual es el limite
Ven y dame lo que mi cuerpo pide
Oh, amo, ven y entra en mi
No me hagas sufrir

Sade... dis-moi
Sade... donnes-moi


Miss A

14 comentarios:

  1. Cautivo de tus letras... y cómo no, de tu sensualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermoso! Tu sabes que ando cautivada de tus intenciones. Solo soy muy humilde jeje

      Eliminar
  2. cuando venga a por tí....

    te llevaré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo siempre hay mas
      Ya me voy acostumbrando a mucho mas ^.~

      Eliminar
    2. no te acostumbres...

      deja margen a la sorpresa..

      =(%--?

      Eliminar
    3. Y ahora las caritas misteriosas...
      Explicame?
      Anoche se ha ido la luz :(

      Eliminar
    4. espero que no maldijeras a nadie en el instante del apagón....

      ($$")=

      Eliminar
    5. Las maldiciones se quedaron muy cortas para lo que dije...
      ... explosiones e inundaciones a niveles mortales
      Ya esta, me has ganado con las caritas :)

      Eliminar
  3. NO SOY YO MUY RELIGIOSO, PERO ESTA RELIGIÓN ME GUSTA.
    UN BESAZO ANDREA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mi culpa. Es culpa de Sade que me susurro en la noche.
      Otro besote de vuelta, mi Lord.

      Eliminar