martes, 3 de junio de 2014

Con mis ojos abiertos te sentí

Mi cuerpo dormía plácidamente, acomodado sobre las suaves sabanas de mi cama, respirando lentamente el aire fresco de mi habitación. Mi mente soñaba contigo, por primera vez. Pero era un dulce sueño de amigos. Hablábamos mientras reíamos, junto al viejo restaurante frente al mar. El salitre entraba por mi nariz, y aun recuerdo ese olor muy intenso. El sonido de las olas del mar apenas se distinguía, pues tu y yo estábamos muy centrados en nuestra conversación. Las personas pasaban a nuestro lado, enajenados de la magia que ocurría entre nosotros. Podía oír el sonido de unas melodías, suaves pero muy alegres, mas no escuchaba lo que me decías, solo un "te deseo" de vez en cuando. Mis mejillas se sonrojaron, y justo antes de besarme desperté de aquel dulce sueño. Pero desperté porque tu me tocabas, habías viajado hasta mi. Entraste por mi ventana y te colaste hasta mi cama. Con mis ojos abiertos te sentí, tus manos acariciaban mis mejillas bajando hasta mi barbilla, la elevaste solo un poco, estoy segura que lo hiciste para mirarme bien. El calor de tus dedos erizaron mi piel, y un jadeo intenso fue arrancado de mi pecho. Eres mía, dijiste y te marchaste.


Y ahora espero que vuelvas, para sentir que esto si fue real, que llegaste a mi y me acariciaste. Solo te pido que al entrar, me lleves contigo a tu mundo, y me muestres los colores que aun nadie me ha mostrado.

Miss A.
Deseando volver a sentir...

3 comentarios:

  1. Intenso y sutil...y llegará al lugar exacto. Inspiración y sentimiento puro.

    ResponderEliminar
  2. Y SE VA SIN MAS???? JUMMMM...
    YO ME HUBIERA QUEDADO UN BUEN RATO, JEJEJEJE....
    UN BESAZO ANDREA!!!

    ResponderEliminar
  3. Solo fue el comienzo, la historia comienza ahora...

    ResponderEliminar